Contenido para El Economista

Contenido para El Economista.

¿Por qué es importante reestructurar las estrategias de F&B (Food & Beverage) en de los hoteles?

Antes se daba por hecho que los restaurantes de los hoteles no eran canales de innovación culinaria; eran percibidos como un commodity. Hoy en día, la economía de la experiencia ha impulsado a los centros de consumo de hoteles a convertirse en jugadores clave para enaltecer su oferta de hospitalidad.

Fifty Mils de Four Seasons, CDMX.

Sería importante, entonces, mencionar la tendencia paralela de turismo gastronómico como complemento de la importancia de una estrategia de F&B para los hoteles. El turismo gastronómico no sólo existe al viajar; se gesta desde antes en audiencias de programas como Chef’s Table o Las crónicas del taco. No es sorpresa que plataformas como Airbnb ya ofrezcan experiencias curadas con la comida como protagonista. Los chefs se han convertido en celebridades y crean conceptos alrededor del mundo.  Estamos viviendo una revalorización de la cocina como experiencia cultural que los hoteles deben tomar como área de oportunidad para posicionar su marca. 

Experiencias gastronómicas de Airbnb.

¿Cómo pueden los hoteles capitalizar sus estrategias de F&B?

¡Sorprender! ¿Transformar el lobby en un restaurante formal de tres turnos y zona de coworking?, ¿qué pasa si el bar está curado por bartenders de clase mundial y hay un speakeasy? El objetivo es tanto cautivar a los huéspedes como atraer a nuevos consumidores que no se hospedan en el hotel. 

¿Cuáles son las tendencias y marcas detrás de esto?

Mero Mole hizo un análisis de los aprendizajes de tendencias y marcas que están rompiendo el paradigma tradicional y posicionando sus hoteles como destinos gastronómicos.

1. No sólo las marcas de lujo lo están haciendo: 

Se creía que únicamente los hoteles de lujo le apostaban a sus estrategias de F&B, pero las cadenas hoteleras como Sheraton y Holiday Inn nos demuestran lo contrario. Sheraton planteó para su proyecto de posicionamiento 2020 una estrategia de F&B llamada Paired que busca unir sabores locales, dependiendo de su ubicación, en los restaurantes del hotel. Por su parte, Holiday Inn y otras marcas utilizan el cobranding con Starbucks como sello de calidad en sus cafeterías.

Starbucks en Holiday Inn, Paris.

2. Apuesta por mixología y bares: 

¿Noche de copas en un hotel? Si alguien te hubiera hecho esa invitación antes, lo pensarías dos veces; pero si alguien te invita a uno de los 50 mejores bares del mundo con mixología innovadora y un concepto que se ve permeado en el espacio, no hay mucho que pensar. Tal es el caso de Fifty Mils, el bar ubicado en el Four Seasons de la CDMX, abierto al público y cuya popularidad lo ha posicionado como la mejor opción para probar drinks de una manera diferente. Los conceptos más innovadores de bares se gestan en los hoteles que buscan activar sus espacios. Tres de los top cinco del listado de los mejores cincuenta bares de 2018 vienen de hoteles, por ejemplo: el NoMad en Nueva York o The Godfrey Hotel en Boston.

White Rabbit de Fifty Mils, CDMX.

3. Celebrity chefs al mando

En el hotel The Cape en Los Cabos se ubica Manta, un restaurante de mariscos del chef leyenda Enrique Olvera. Aunque es uno de sus restaurantes menos conocidos, nos demuestra que las alianzas entre hoteles y celebrity chefs es una de las estrategias para diferenciar el hotel a través de los alimentos y bebidas.

The Cape, Los Cabos.


4. Conceptos ancla como certificados 

¿Qué pasa si integras una marca posicionada en uno de tus centros de consumo? En la terraza del Thompson Hotel Playa del Carmen puedes encontrar The Catch, la marca fine dining con ubicaciones en Nueva York y Los Ángeles. Este tipo de ancla le da un respaldo de calidad al hotel y seguridad a los consumidores de invertir en el restaurante. 

The Catch, Playa del Carmen.

5. Comunidad y localidad

Una de las tendencias que mayor impacto ha tenido en la gastronomía global es la necesidad de rescatar la localidad de ingredientes, recetas y platillos. Un gran ejemplo de esta tendencia aplicada en hotelería es la marca The Line, que contrata a chefs nativos de la ciudad donde se ubican para diseñar los conceptos de sus centros de consumo. El resultado: restaurantes y bares con espíritu y esencia de la ciudad que atrae a locales y turistas en un ambiente que genera comunidad.  

The Line, LA.

*Nuestro mero mole es la industria de Food & Beverage (F&B).